Plan [Zeta]
It’s evil. It’s diabolical. It’s lemon-scented. This Plan Z can’t possibly fail!
Cartel de Muller-Brockmann. Años 50.
Categorias: General

El cartel de Muller-Brockmann corresponde a un diseño tipográfico del racionalismo helvético propio de la corriente moderna de la escuela de Suiza.

La escuela Suiza de mitad del siglo XX se forma dentro de un contexto social, económico y político relajado y propicio, contrapuesto al de países vecinos como Alemania e Italia, lo que ofreció unas condiciones idóneas para el libre desarrollo de la creación gráfica. Los conflictos que se vivían en países vecinos llevaron, incluso, a numerosos artistas gráficos y tipógrafos a establecerse en Suiza, convirtiéndose en un marco de desarrollo profesional de diseñadores, lo que propició un rápido crecimiento del estilo -el cual eclosionó en dos escuelas de diseño en Suiza, una en Basilea, liderada por Armin Hofmann y Emil Ruder y otra en Zurich, a cargo de Joseph Muller-Brockmann- y una aceptación internacional más que notable que se extendió de manera predominante hasta los años 70 gracias al incremento y la globalización de los mercados y al auge de las comunicaciones que propició que las empresas y corporaciones internacionales precisasen de una identidad global que se construía de acuerdo a los principios del Estilo Internacional.

El Diseño Suizo o también llamado Estilo Tipográfico Internacional recupera gran parte de los lenguajes y rasgos formales de los movimientos de vanguardia como pueda ser el constructivismo ruso, el futurismo italiano o la Bauhaus alemana en su “liberación” de las estructuras tipográficas tradicionales, la disposición del texto en la página y la maquetación y lo hace apostando por un estilo anónimo, moderno y supranacional. El estilo es representado por la creación de tipografías sans serif por influencia de la escuela Bauhaus –y en especial, el uso de la Helvética tras su invención en 1957-, notable énfasis por la ortogonalidad, el uso de composiciones asimétricas en un marco de simpleza y orden, el empleo de superficies lisas despojadas de toda aplicación ornamental superflua, el uso de rejillas modulares como forma más idónea de estructurar la información y el desarrollo de un nuevo medio, la fotografía en blanco y negro en sustitución de la ilustración. El Estilo Tipográfico Internacional se caracterizaba por la búsqueda razonada, el reconocimiento y la evaluación de los problemas de comunicación; proceso que culmina, posteriormente, en la síntesis formal y la abstracción ahondando en el rigor de conceptos, el uso del color y el uso del lenguaje tipográfico, buscando soluciones creativas, efectivas e imperecederas.

El diseño es definido como una actividad socialmente útil e importante y el diseñador es el encargado de difundir la información entre los componentes de la sociedad.

Los rasgos propios de Muller-Brockmann contemplan el rechazo al dibujo libre y la subordinación estricta a la estructura reticular solo alterada ocasionalmente por el uso de ejes diagonales, consiguiendo  de esta manera una gran tensión visual. Su estilo es limpio, carente de elementos decorativos y con los componentes del mensaje visual (tipografía, fotografía…) organizados en una rejilla modular con el fin de potenciar la pura funcionalidad del diseño en su propia autoreferencialidad. Muller-Brockmann entendía el diseño como algo eminentemente funcional y se valía de líneas de texto compactas, espacios entre palabras uniformes, letras sin serifa como elementos característicos para explorar el ritmo de las formas visuales.

Categorias: General -

3 comentarios en “Cartel de Muller-Brockmann. Años 50.”

  1. okio dice:

    Me va de lujo para lo que estoy haciendo, un poco de info mas sobre la escuela Suiza!

    Gracias.

  2. Zan dice:

    A ti por leerte los tochacos que llego a escribir. ;-)

  3. Carlos dice:

    Tnk!
    Buen resumen.

Deja un comentario